Tren Maya Made in Germany

Investigación sobre la participación de empresas alemanas en el proyecto Tren Maya

Download

Tren Maya – Made in Germany – Die gesamte Recherche (DE)

Según los discursos oficiales, los proyectos de infraestructura significan progreso y desarrollo. De este modo, el proyecto de ferrocarril y autopista „Tren Maya“ parece sólo a primera vista un proyecto inofensivo del gobierno mexicano: En una distancia de más de 1.500 kilómetros, la nueva ruta va a conectar cinco estados federales. Lxs políticxs y las empresas prometen puestos de trabajo, un aumento del turismo e incluso, el camino hacia la modernidad. La realidad es diferente. Este megaproyecto significa la destrucción de las últimas selvas del sur de México, la violación a los derechos de la población indígena, el acaparamiento injusto de tierras y desplazamientos, así como una militarización adicional en una de las regiones más conflictivas del país. A cambio unxs pocxs esperan obtener grandes ganancias y por eso siguen llevando a cabo, sin interrupción, el proyecto del „Tren Maya“. Capital alemán y empresas alemanas también participan en la planificación, construcción y la puesta en marcha del „Tren Maya“. La siguiente investigación se da a partir del viaje de lxs zapatistas por Europa y después de una descripción de las consecuencias del proyecto, se muestra la participación de DB Consulting & Engineering, el interés de SIEMENS y TÜV Rheinland y la conexión con las empresas de la industria de las armas alemanas. Al final hay una presentación de la resistencia contra el proyecto y una entrevista con el Dr. Sergio Prieto Díaz, que lleva años observando el proyecto sobre el terreno y examinando en particular su dimensión geopolítica. Él enfatiza: „El mayor error es ver el „Tren Maya“ sólo como un tren“.

Resumen de la investigación

Generalidades

El llamado „Tren Maya“ es un proyecto de infraestructura propuesto por el gobierno de México, autodenominado „de izquierda“ y ahora „liberal“, que cubrirá un tramo de 1.500 kilómetros desde Palenque hasta Cancún, conectando los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Se supone que impulsará la economía (local) y el turismo y costará unos 150.000 millones de pesos (más de 6.000 millones de euros). Y el tren no viene solo: otro proyecto de autopista lo acompaña. El mismo hecho de que la empresa estatal que maneja este y otros megaproyectos esté bajo la dirección del ejército mexicano sugiere otros motivos inquientantes detrás del Tren Maya. Se ocultan los efectos catastróficos para el ser humano y la naturaleza.

Destrucción del medio ambiente

La magnitud de la destrucción del medio ambiente apenas puede ilustrarse debido a su enorme extensión. „[…] Estudios concluyen que el Tren Maya propiciará la degradación, deforestación y fragmentación de veintitrés Áreas Naturales Protegidas, entre las Patrimonios de la Humanidad […]“, dice Greenpeace México. Solo en la primera fase de construcción se eliminarán más de 11 millones de árboles. Los sistemas de cuevas submarinas con importancia cultural para la población indígena están en peligro por la construcción, mientras que otros ecosistemas dependen de los flujos de agua allí. Además, los mayores recursos de agua subterránea del país están amenazados. Se realizó una evaluación de impacto ambiental con graves deficiencias y sin la participación de los pueblos indígenas:

Menosprecio del los derechos de lxs indígenas y amenazas a lxs acticistas*

„El proceso de consulta indígena sobre el Tren Maya no ha cumplido con todos los estándares internacionales de derechos humanos en la materia “, dice el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH). „Además, con frecuencia, (las consultas) son llevados a cabo en contextos de amenazas, criminalización y hostigamiento, perjudicando su carácter libre“, añade Comité contra de la Discriminación de la ONU. Al mismo tiempo, lxs activistas* que se manifiestan en contra del proyecto ponen su vida en peligro. Los que hablaron en contra del Tren Maya recibieron amenazas de muerte, informa la ONG Front Line Defenders. Sólo el año pasado fueron asesinados veintitrés defensores de los derechos humanos y de la tierra* en México. Por ello, México es uno de los países más peligrosos para lxs activistas*.

Militarización y migración

El ejército mexicano administrará gran parte del Tren Maya y también recibirá los beneficios del proyecto. Al mismo tiempo, esta transferencia de poderes a las fuerzas armadas supone una mayor militarización de una de las regiones más conflictivas del país: En el estado sureño de Chiapas, el ejército mexicano lleva años librando una guerra de „baja intensidad“ contra las comunidades autónomas de les Zapatistas.1 El enfoque cada vez más agresivo del gobierno mexicano hacia lxs refugiadxs de toda Centroamérica también puede vincularse ciertamente al megaproyecto: „Si se ponen en el mapa los diversos megaproyectos y proyectos de infraestructura, se puede ver que son bloques de construcción para una ‚barrera de migrantes‘ diseñada para servir a los intereses geopolíticos de Estados Unidos“, dice Dr. Sergio Prieto Díaz, profesor del Colegio de la Frontera Sur de la universidad de Campeche.

Urbanización y apertura al capital mundial

El valor de los terrenos situados en la línea ferroviaria proyectada y a lo largo de ella ya está aumentando enormemente. El resultado es el desalojo y la desposesión de los anteriores habitantes*. La rápida urbanización y la apertura de los mercados también provocarán un aumento de la delincuencia en la región, como el tráfico de drogas y animales. Un vistazo a los anteriores megaproyectos de infraestructura en el sur de México muestra que la apertura de la región significa principalmente abrirla a la inversión extranjera:
El proyecto es la puerta de entrada del ejército, el Estado y el capital y amenaza con destruir definitivamente el anterior modo de vida y la cultura de la población afectada, que se basa en la agricultura de subsistencia y la propiedad común.

DB Consulting & Engineering – El operador en la sombra

Como „operador en la sombra“, la filial de DB opera en Qatar, Emiratos Árabes Unidos, China, Brasil y Colombia, entre otros lugares. En México, la DB, como parte de un consorcio con otras dos empresas estatales españolas, ha conseguido el contrato para acompañar y asesorar el proyecto. El Secretarío del Estado Alemán, Enak Ferlemann, confirma la participación segura: „De acuerdo con la información proporcionada por Deutsche Bahn AG (DB AG), FONATUR de la Secretaría de Turismo de México ha encargado a DB Engineering & Consulting GmbH el asesoramiento en las decisiones operativas ferroviarias dentro del proyecto „Tren Maya“. […] El contrato se firmó el 1 de diciembre de 2020 y se extiende hasta diciembre de 2023, con un valor contractual de 8,6 millones de euros […].“
El silencio de la DB sobre la implicación puede tener que ver con el hecho de que las consecuencias medioambientales y las violaciones de los derechos humanos del proyecto no encajan en absoluto con la imagen verde, respetuosa con el medio ambiente y con las personas que DB enfatiza en Alemania. Mientras que a la franja roja de los conocidos trenes ICE se le ha añadido una franja verde desde 2019 (ver imagen abajo), el respeto al clima y al medio ambiente resulta ser una mentira y una externalización colonial: Una cuarta parte de toda la energía de tracción alemana es suministrada por la central de carbón Datteln IV. Allí se quema carbón procedente de Colombia, donde se desplaza y asesina a personas para extraer y exportar el “carbón de sangre”. Cuando DB utiliza “oficialmente” electricidad verde, se trata de certificados comprados, una faceta más en el enorme mundo del lavado verde de DB.

SIEMENS Mobility – „Sería un privilegio formar parte del Tren Maya“

SIEMENS ofreció ya en 2018 una participación en el proyecto del Tren Maya, desde la generación y transmisión de energía, electrificación, señalización y automatización hasta los propios trenes. Ahora está claro: el interés continúa en 2021 – y a pesar de las primeras adjudicaciones para la empresa francesa Alstom: En marzo de 2021, varias revistas de negocios mexicanas, entre ellas El Economista, publicaron artículos en línea en los que se informaba de cambios en el proceso de licitación por parte de la autoridad turística responsable FONATUR. Varias empresas internacionales, aparentemente ávidas de conseguir más contratos para secciones del proyecto pidieron entonces a la autoridad que ampliara el plazo para presentar los documentos requeridos en el proceso de licitación ya que el plazo de tres meses sería imposible de cumplir.
Este fue también el caso de SIEMENS:

TÜV Rheinland – Certificados de miseria

Al igual que SIEMENS, la empresa alemana TÜV Rheinland se mostró interesada en el proyecto del Tren Maya en 2018 y se ofreció a participar incluso antes de disponer de planes o estudios más concretos, por ejemplo, sobre los problemas medioambientales. Las tareas para las que la TÜV Rheinland está disponible en el proyecto del Tren Maya parecen tener una extensión similar a las de DB o SIEMENS: La directora de Desarrollo de Negocios de TÜV Rheinland Rail México, Sandra Álamo „[dijo] [en 2018] que ellos [TÜV] pueden participar desde la concepción preliminar del proyecto, la prefactibilidad, la operabilidad, el desarrollo de materiales y todo lo que sea necesario, hasta las pruebas y la ejecución de la obra.“ El “Servicio de Vigilancia Técnica” ha asumido tareas similares en México para la línea 12 del metro de Ciudad de México, que se colapsó en mayo de 2021. Más de 20 personas murieron. El TÜV también realiza inspecciones cuestionables fuera de México. En el derrumbe de una presa en Brasil, murieron más de 250 personas después de que TÜV Süd declarara que la presa era segura.

La industria de armamento alemana y el Tren Maya

Al describir la participación de las empresas alemanas en el proyecto del Tren Maya, no hay que olvidar a actores que a primera vista no tienen nada que ver con la infraestructura. Las fuerzas armadas mexicanas que deben gestionar todo el proyecto de infraestructura y recibir los beneficios, son un cliente frecuente de las empresas de seguridad europeas, y especialmente alemanas. A pesar de que empresas como Heckler & Koch están involucradas en tratos ilegales de armas con México, el gobierno alemán volvió a aprobar la exportación de armas al país el año pasado. Una gran parte de las armas alemanas van a regiones especialmente militarizadas, como Chiapas, donde los militares están presentes en muchas bases alrededor de las regiones autónomas de los zapatistas.

El Convenio 169 de la OIT

El Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU es el único sistema jurídico internacional de protección de los derechos de lxs indígenas. En el centro del Convenio 169 de la OIT están los procedimientos de consulta y participación para garantizar la participación y la voz de los pueblos indígenas en los proyectos que les afectan. Alemania ratificó el convenio el 15 de abril de 2021, después de décadas. Dado que Deutsche Bahn es una empresa estatal, exigimos la aplicación consecuente del acuerdo de la OIT y, por tanto, la retirada de DB y sus
filiales del proyecto del Tren Maya.

Actuemos juntos. Manténgase informado.
#TrenMayaStoppen